Quezada, Silvia (2013). Gris de Lluvia. México: Letra Uno Ediciones

Gris de Lluvia es un diluvio literario conformado por cuarenta relatos breves que encierran la esencia femenina colmándola de sufrimiento y que Silvia Quezada escribe con riguroso apego literario.

El libro publicado bajo la editorial Letra Uno Ediciones en el año 2013, se divide en tres partes fundamentales, un triple espejo en donde las Mujeres Insurrectas, las Mujeres Trágicas y los Personajes, admiran sus contornos poéticos distinguiendo cómo entre lo rebelde y lo desastroso solamente queda espacio para la catástrofe y el temor.

En sus 122 páginas, la autora explota el uso de los recursos literarios con que cuenta, egresada de la licenciatura en Letras y maestra en Lengua y Literatura Mexicana, Quezada, mediante el relato breve, hace condoler la mirada femenina, como si de necesidad se tratara, concibe sacar a flote entre charcos poéticos, lo dependiente que resulta ser mujer, trágica flor, y, situado dentro de lo simple de la escritura, reverdece una especie de corriente que, con lo sublime de la acción, resulta un recurso de fina ironía literaria al culminar sus relatos. La también autora de libros como Toda yo hecha poesía(2013), La poesía de la Muerte (2013) entre otros, hace ver cómo las mujeres insurrectas pueden ser poetas olvidadas, rebasadas por la majestuosidad de la ciudad, cuyos retazos poéticos no le pertenecen a nadie, sino a la propia ciudad asesina, y en donde olvidar quizás sea la nueva forma de libertad.

En sus páginas blancas y su diseño vanguardista y ostentoso, existe también una crítica marcada hacia las instituciones de educación religiosas, que en los zapatos de la mujer sublevada y a través de la mirada catedrática, se dibuja la situación fatal de la enseñanza, que tiene como única salida a los maestros de siempre: las letras.

Por otro lado, las mujeres trágicas no son las que más sufren, porque el sufrimiento es parte del propio sistema y circula casi como su misma sangre. Son las de trágica suerte por la crueldad masculina, las de desgracias frías como el hielo y viejas como el papel amarillo del libro más viejo.

La última parte del libro está rodeada de personajes que representan una visión realista de la sociedad y las relaciones afectivas con que se distinguen, crecen y conviven las mujeres.

Por último, Gris de lluvia es un libro que se podría incluso leer como una biografía femenina, la tipología perfecta de una mujer que ha vivido bajo muchos fantasmas, careciendo algo o contemplando con asombroso tedio todo lo rodeado, pero haciéndonos entender que su papel es existir y coexistir, adentrándonos al mismo tiempo al mundo femenino, a una pintura donde las espinas rodean todo pero en donde en medio del hastío puede haber o no, una flor.

En sus cuarenta relatos llueve. Llueve por dentro y por fuera. Y cuando llueve se escribe.

(Víctor Daniel Jiménez Pérez)

Texto publicado originalmente en la Revista Almiar 76, Madrid, septiembre-octubre 2014.