Vivar Ojeda, José Luis (2009). Niña translúcida. México: Archivo Histórico Municipal Zapotlán El Grande.

Niña translúcida es una novela diferente, en su estructura, a otras obras literarias relacionadas con el Volcán o el Nevado de Colima. Me parece más complicada en su diseño como un verdadero rompecabezas que debemos armar, antes de perdernos en los hilos de la historia, o mejor dicho, de sus microhistorias. Son varias las anécdotas de su relato y debemos irlas uniendo conforme avanzamos en la lectura. No tienen la secuencia lineal. Van alternadas y eso nos confunde al principio.

Por ejemplo, la primera anécdota es la confesión de Martín Toscano. La segunda anécdota es el robo de la Niña Translúcida en tierras mexicanas. La tercera es el fusilamiento de Martín a manos de los federales. La cuarta es la madriguera de Vicente Colombo adentro del Volcán. La quinta se refiere al trabajo sucio de Rubén Navarrete, al servicio del Némesis. La sexta hace referencia al terrorismo internacional y el robo de información satelital. La sétima, etc. Son 52 microhistorias divididas en 12 capítulos.

Las microhistorias van separadas por signos y símbolos, que automáticamente el autor puede seleccionar en la ventana respectiva de Windows. Algo parecido a las separaciones temáticas y simbólicas utilizadas por Juan Rulfo en su clásica novela Pedro Páramo, publicada en los años cincuenta. Este recurso desestructurante y alterno, lo vimos con más frecuencia en otras narrativas latinoamericanas de los años sesentas y setentas, como: Tres tristes tigres, del cubano Guillermo Cabrera Infante; Rayuela, del argentino Julio Cortázar; Yo el supremo, del uruguayo Augusto Roa Bastos; Cien años de soledad, del colombiano Gabriel García Márquez. Aún en el siglo XX se repitieron los modelos en las novelas como: Karenina Express, de la mexicana Margarita Mansilla, con personajes también ubicados en el siglo XIX. Ni qué decir de la novela histórica: Éste era un gato, del veracruzano Luis Arturo Ramos.

(Víctor Gil Castañeda)

Publicada en Historias del Camino Real de Colima, Memoria del Primer Coloquio Regional de Crónica, Historia y Narrativa (2012).