Franco, Alejandro (2019). Tu rostro sin ti. Guadalajara: Acento Editores.

Tu rostro sin ti es un libro que inicia con la evocación de una pérdida: la de la mujer que se ama. La voz lírica reconoce su soledad y alivia la congoja del recuerdo. Cada día es un reto por permanecer quieto y llegar a salvo hasta la noche para contemplar las estrellas. Duele la evocación, pero es mejor nombrarla para saberse vivo; la oscuridad, el insomnio, la autocompasión se transforman en versos para resucitarse a sí mismo.

Pueden distinguirse tres partes en la propuesta literaria: la del sufrimiento por lo ido; la de la voluntad por desintegrar el pasado; la de la confiada esperanza de encontrar una nueva pareja, mucho más plena y receptiva. Los poemas son cortos cuando hablan de la despedida, extensos cuando reflexionan los porqués y narrativos cuando tocan el mañana incierto.

La mujer es expuesta desde su cuerpo, en una desnudez no explícita en detalles. Su mayor poder vive en las palabras, porque es ella quien dice: vete y no vuelvas y lanza vocablos fatídicos y palabras crujientes. Es la amante que vive en su propio pasado y supo crear el espejismo en un cuerpo desierto, el cual se renueva por aquella misma ausencia y se llena con imágenes, con tinta nostálgica y belleza.

No hace falta que el libro no tenga índice, porque cada poema es un fragmento de naufragio, cada título lo corrobora: Noche, Vacío, Cementerio, Desilusión…es la intermitencia de una agonía prolongada, que parece no se detendrá al paso de los días, siempre monótonos, irremediables en la soledad y el aislamiento de quien se toma un café consigo mismo.

La cima del poemario se ofrece en una composición lírica poderosa: “A veces nos quisimos tanto / que parecíamos invencibles / ante la fecunda página del olvido.” (83) Es la historia de amor condensada en un poema que permite ver la lucidez de la voz, la contundencia de la expresión, la genuina exclamación de un poeta experimentado, buen lector y magnífico intérprete.

Antes de cerrar el libro, el lector se sorprende con una muestra del género epistolar, la “Carta a la amada desconocida” en cuyas líneas se desprende el legítimo derecho a sentirse amado, la promesa de la entrega total, la búsqueda de la antigua mitad que se ha perdido en el devenir de los tiempos, cuando de acuerdo con El banquete de Platón, en un principio éramos dos en un solo cuerpo.

Tu rostro sin ti de Alejandro Franco es un libro altamente recomendable para quienes desean acercarse a la poesía.

(Silvia Quezada)